03 septiembre 2006

Gaspar...

Querida Zia,
He leído con mucho anhelo tus palabras. Las descubrí esta mañana en el ordenador y ahora, de tarde, he podido leerlas con detenimiento. Quiero comentarte alguna cosa, a manera de anticipo.
Ayer intuí que la eternidad podía ser solo un instante; esa fue la sensación que tuve y así te lo comuniqué. Hoy me dices que el presente no está en el tiempo, que forma parte de la eternidad. Abrazo esta eternidad inmanente, porque se que parte de mi mismo y que la puedo compartir, sin diluirme en nada ni en nadie.
Ayer supe que el amor va mucho más allá del deseo y tu me hablaste de que puede partirse de él, como herramienta. Hoy me dices que el amor no tiene deseos, que amar es volverte tu mismo en presencia de la persona que amas. Que hermoso!
Ser el beso, ser la caricia... compartir la mirada que nos trasciende mas allá de nuestra y mutua opacidad.
Tus ojos, más que claros los sentí limpios y en una profunda paz.
Háblame más de tu Maestro. Siento un gran respeto por lo que creo inspira en tu ser.
Muchas gracias por intentar ayudarme a ser yo mismo, a no aceptar
dependencias, ni tan siquiera de ti misma.
Te quiero.
Gaspar


Querida Zia,
"Llibre d'amic e amat" es un libro escrito en catalán antiguo por el poeta medieval mallorquín Ramon Llull. Es un tratado místico sobre el amor; es una narración de vivencias de encuentro entre el amigo -el hombre- y el amado: la Divinidad.
Esta noche lo he consultado, pensando en ti, con ganas de ofrecerte algo comparable a lo que me estás dando, ayudándome a descubrir lo que ya compartimos, aunque yo sea "un principiante".
La obra de Llull es en realidad de otra época, de otro contexto, pero en lo esencial es atemporal, una alegoría del amor, compatible siempre con la belleza del mundo. Me ha servido como camino para continuar el diálogo contigo.
Zia, me ha gustado mucho tu último escrito, hablándome directamente de ti... De tus sentimientos y de tu experiencia iniciática y el salto hacia la confianza y la entrega, venciendo al miedo y sus varias caras monstruosas.
Estoy de acuerdo contigo, hay que ser valeroso! Sólo desde el valor se afronta uno mismo y se puede gozar la vida.
El viernes pasado tuve "el valor" de decirte: TE QUIERO, ZIA! Fue como la explosión de un sentimiento muy profundo que estalló después de una profunda lucha por su negación; proceso inconsciente, pero al fin y al cabo negación de la razón a algo que ella no sabía explicarse. Estaba fuera de los parámetros espacio - temporales que me quería permitir. Estaba mucho más allá de "toda lógica racional" sobre el "decoro" de una relación paciente - terapeuta.
Pero fue así; sentimiento puro que despertó ante tu entrega y piedad solidaria con mi ser. Que fue pura evidencia emotiva y envolvente cuando me acogiste en tu regazo y descansé mi cabeza sobre tu hombro. Fue la constatación de algo que no era efímero y que venía desde el primer momento que te conocí, cuando desde nuestro primer diálogo supe que entrábamos en una relación positiva de sinceridad... Y quise entregarme a ti y tu me agradeciste mi entrega.
Después ha habido mucho miedo y no se si volverá puntualmente a aparecer, pero el viernes pasado intuí una luz, supe que me estaba entregado al AMOR y que éste estaba en ti, o mejor dicho el AMOR éramos tu y yo en comunión.
Zia, nunca antes había hablado así a ninguna persona, a ninguna mujer. Nunca había encontrado a nadie en quien descansar mis temblores, hasta reconocerse en una sola vibración. Nunca había podido -quizás no había sabido- mostrar mi lado más espiritual a la persona amada. Quizás sólo me lo guardaba para mi mismo, y sólo a ratos, y por ésto no resultaba creible.
Zia, amor, ¿Me confundo? ¿Desvarío? Se que sabrás decirme si hierro. En tan poco tiempo nos hemos dicho tantas cosas: algunas primicias para situarnos como seres humanos pero, sobre todo, siento que me has hablado, me has tocado, desde lo más profundo de tu ser; has sabido respetar mis tiempos de entrega y ahora, siento que me reconozco en ti, sabiéndome yo mismo, libre, poco a poco abriéndome a la vida y en ella... tu amorosa mirada que adoro, desde mi recuerdo interior, con los ojos cerrados.

Yo también te abrazo, tiernamente.
Gaspar

1 comentario:

  1. Hola
    He encontrado tu blog por casualidad, navegando por Google. El próximo miércoles viajo a India. Doy masaje ayurvédico desde hace algo más de un año, aprendido de Sw Jivan Vismay. Me he sentido identificada cuando comentas que hay que olvidar la técnica y dejarse llevar. Mis dos últimos masajes han sido excepcionales,no solo por lo que han experimentado las personas que lo han recibido sino también por la sensación que yo he recibido, ha sido maravillosa. Me gustaría ampliar mis estudios de masaje ayurvédico (no lo doy de manera profesional todavía) y me gustaría que me aconsejaras en India, donde recibirlo y aprenderlo. Esta vez tan solo voy 15 dias, pero me gustaría que me orientaras para proximos viajes. Muchas gracias, y perdona mi petición, tan inesperada y mi intromisión en tu blog. guiller@sacabaneta.com
    Ina

    ResponderEliminar